Tres rimas escatológicas

Estamos celebrando, al menos por cincuenta días, el suceso más importante en la historia de la humanidad: la resurrección de Jesucristo el Mesías, evento que abre las puertas del cielo a quienes, por el bautismo y en su nombre, se han constituido en Hijos de Dios (Ga 3:26—27). Los vítores han estado presentes en medio de la epidemia actual—en verdad, desde el principio, ahora y siempre—y los aleluyas nos han reconfortado recordándonos lo esencial. La muerte, aunque muchos no lo piensen así en estos días tristes, ha perdido la batalla, el amor ha vencido definitivamente y aquellos redimidos por Cristo alzarán banderas proviniendo de un mismo centro …

… Y hablando de acontecimientos, el más importante por suceder—aun si su fecha exacta no sea conocida (Mt 24:36)—es el retorno de Nuestro Señor Jesucristo con gran poder y gloria, es decir, su anunciada segunda venida. Este retorno está ciertamente predicho por diversas señales esbozadas en las Sagradas Escrituras (por ejemplo en Mt 24,25): algunas cumplidas ya en el transcurso de la historia hasta nuestros días; otras satisfaciéndose incluso por medio de la ciencia moderna, tal y como se resume en una campanita reciente; y otras más sucediéndose hoy por hoy, como el advenimiento mismo del virus pestilente con coronita y la apostasía imperante en el mundo, reflejada ésta por el desprecio generalizado a las promesas de Dios, tristemente incluido allí el que la autoridad de la Iglesia nos repita—en el mismo día en que celebramos al evangelista San Marcos—que la gran comisión de Cristo, dada a sus discípulos al final de dicho evangelio (Mc 16:15—16), debe basarse solamente en nuestro testimonio de vida y evitando explicaciones de las buenas nuevas que puedan convencer al interlocutor.

Todo esto no es algo superfluo, claro debería estar, pues si fijamos la atención en los signos, ellos plantean un llamado urgente, siempre urgente y también en medio de la modernidad imperante y la pandemia, a nuestra conversión. Pues sin nuestro arrepentimiento real—limpiándonos por dentro, cual inspirado por un aretito en una campanita anterior—y nuestra entrega plena al Señor no podemos acceder a la “normalidad” anhelada: la verdadera vida basada en el amor real y la única que dota tesoros certeros aquí y en el cielo.

Esta campanita incluye tres rimas escatológicas, es decir, tres canciones relacionadas con el gran regreso de Jesús, un evento anhelado por muchos, mas no por todos. Estas rimas, con sus coros alegres y repetitivos, intentan llamar al gozo de la liberación definitiva y lo hacen, a su vez, citando algunos símbolos ya recurrentes en el blog que invitan, de la razón a la fe, a la totalidad del amor como la hipotenusa y la higuera. Imagino que estas tonadas sonarán con un júbilo especial cuando sean interpretadas por mi gran banda Shanti Setú—si Dios lo quiere, claro está. Es así como sueño en que llegarán a sonar muchísimo mejor que mis muy modestas interpretaciones a capela, las cuales, sin embargo, brotan de corazón.

¿Y entonces, será que es bueno estar listos para el gran regreso? ¡Yo me preparo! ¿Y tú?

EL GRAN DÍA

¡Marana tha! (1 Co 16:22) ¡Ven Señor Jesús! (Ap 22:20)

¡Se viene, te digo!

Para bailar y bailar…

Con las manos pa’rriba…

Marana tha, Marana tha,
aquí llega el gran día,
Marana tha.

Marana tha, Marana tha,
ya se viene la alegría,
Marana tha.

Marana tha, Marana tha,
llega el reino y su consuelo,
Marana tha.

Marana tha, Marana tha,
aleluya, viene el cielo,
Marana tha.

Shanti Setú…

Marana tha, Marana tha,
ya la higuera brotó hojas,
Marana tha.

Marana tha, Marana tha,
ya viene amigo sincero,
Marana tha.

Marana tha, Marana tha,
llega el Rey y su victoria,
Marana tha.

Marana tha, Marana tha,
aleluya, es la gloria,
Marana tha.

Puente de paz…

Marana tha, Marana tha,
ay amigo da buen fruto,
Marana tha.

Marana tha, Marana tha,
que ya llama la campana,
Marana tha.

Marana tha, Marana tha,
ay mamá cuida tu aceite,
Marana tha.

Marana tha, Marana tha,
aleluya, viene el día,
Marana tha.

(Noviembre 1999)

La canción a capela se puede escuchar aquí…

¡YA CASI!

¡A prepararse!

Inspirado por “No es fácil, que no, que no” de Los Van Van

Shanti Setú avisando…

Ya casi, ya casi,
ya casi vuelve el Señor,
ya casi. (2)

Aunque muchos no lo vean
la historia llega al destino,
van a llorar inconfesos
ay amor, ya viene el hijo.

Ha llegado una pandemia
y el mundo sigue dormido,
van a rechinar ay dientes
ay amor, ya viene el hijo.

Ya casi, ya casi,
ya casi vuelve el Señor,
ya casi. (2)

Las señales se entrelazan
y confunde lo mezquino,
va a extraviarse tanta gente
ay amor, ya viene el hijo.

Controlando su esperanza
el hombre aleja el trino,
van a perder serenata
ay amor, ya viene el hijo.

Ya casi, ya casi,
ya casi vuelve el Señor,
ya casi. (2)

Con el cielo por delante
y conscientes de fiel higo,
otros viajan hacia el Padre:
anuncian que vuelve el hijo.

Éstos mira hoy se caminan
degustando el santo abrigo,
y con voces jubilosas
anuncian que vuelve el hijo.

Ya casi, ya casi,
ya casi vuelve el Señor,
ya casi. (2)

Con Su gozo ellos animan
pregonando el gran aviso,
y con actos amorosos
anuncian que vuelve el hijo.

Sintiendo la llama dentro
por Su sangre ganan juicio,
y siguiendo a la Madre
anuncian que vuelve el hijo.

Ya casi, ya casi… (4)

(Agosto 2000/Abril 2020)

La canción a capela se puede escuchar aquí…

FIESTA SÚBITA

¡No se sabe, pero llega cuando quiere!

¡Con las manos pa’rriba!

Puente de paz, para bailar…

Prepárate a una fiesta
ay una de verdad,
mira viene tu fiesta
eterna y por mitad.

Prepárate a una fiesta
oh verso sin igual,
ay ya llega tu fiesta
se acerca por piedad.

Prepárate a una fiesta
ya viene su heredad,
mira viene gran fiesta
un himno sin final.

Prepárate a una fiesta
con toda voluntad,
ay llega, ay, tu fiesta
se asoma el santo abad.

Prepárate a una fiesta
ay vence claridad,
ya viene esa fiesta
la que da la unidad.

Prepárate a una fiesta
ya perdió la maldad,
oh llega, sí, la fiesta
ya se consagra el clan.

Shanti Setú…

Fiesta preparada es bella
más si Él arriba súbito,
fiesta no planeada sella
el fiel arrebata, es único.

Fiesta preparada es bella
sólo cuando llega el único,
fiesta no planeada sella
el amor ay sana, súbito.

Puente de paz…

Fiesta preparada es bella
ay es muy bella, ay yo te digo mamá,
más si Él arriba súbito
porque si viene, es el gozo papá,
fiesta no planeada sella
así es, esa fluye de verdad,
el fiel arrebata, es único
oye Él es, Él oh derrota la maldad.

Fiesta preparada es bella
ay te repito, ay es muy bella mamá,
sólo cuando llega el único,
porque si llega, todo se puede papá,
fiesta no planeada sella
con su vientito, lo torna to’ en verdad,
el amor ay sana, súbito
así ay sí, cual colibrí presto te da.

Shanti Setú…

Fiesta preparada es bella
más si Él arriba súbito,
fiesta no planeada sella
el fiel arrebata, es único.

Fiesta preparada es bella
sólo cuando llega el único,
fiesta no planeada sella
el amor ay sana, súbito.

Puente de paz…

Fiesta preparada es bella
más si Él arriba súbito,
fiesta no planeada sella
el fiel arrebata, es único.

Fiesta preparada es bella
sólo cuando llega el único,
fiesta no planeada sella
el amor ay sana, súbito.

Y otra vez…

Fiesta preparada es bella
más si Él arriba súbito,
fiesta no planeada sella
el fiel arrebata, es único.

Fiesta preparada es bella
sólo cuando llega el único,
fiesta no planeada sella
el amor ay sana, súbito.

(Marzo 2014)

La canción a capela se puede escuchar aquí…

Esta entrada fue publicada en Campanitas. Guarda el enlace permanente.