Una retahíla larga

La campanita “La sorpresa exponencial“, aquella que relaciona el bello pasaje de La Vid y los Sarmientos (Jn 15:1–10) con la Doxología Eucarística, es una de las más populares de mi cosecha inesperada. Esta campanita retoma dicha relación para introducir, al final, dos canciones alusivas que espero lleguen a ser útiles por sus repeticiones y ocurrencias.

Pero, antes de hacerlo, he aquí nuevamente la famosa cita ilustrada a todo color y las conexiones sorpresivas que concluyen con la significativa Oración Trinitaria.

De un lado, Jesús dice en el texto:

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto. Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado. Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis.  La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos. Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor(Jn 15:1–10).

Y del otro, la “traducción” matemático-geométrica del pasaje que da lugar a la sorpresa, aunque ya haya sido anunciada, se halla de nuevo aquí, paso a paso:

I. Jesús es la vid, la esencia, claro, y si le pudiésemos asignar un número, éste tendría que ser el 1. Él es el único hijo divino de Dios (Jn 1:18), el único que no pecó (1 P 2:22), el Cordero de Dios por medio del cual se expían nuestros pecados (Jn 1:29, 1 P 2:24), y ciertamente el número 1 de quien lo sigue, pues ni nuestros padres o hijos pueden ser más importantes que Él (Mt 10:37).

II. Tal y como lo expresan diversas citas (Mt 16:24, Mc 8:34, Lc 9:23), Él nos llama a que nos abandonemos, a que seamos buenos sarmientos, a que lo sigamos tomando su cruz de verdad en vez de mentiras negativas. Así, dichas fieles ramas corresponden a la geométrica expresión,

1/x,

en donde al crecer nuestra cruz positiva, x, logramos irnos hacia el cero que eventualmente expresa, al bajarnos humildemente, el halo de la perfección y la santidad, a la que estamos llamados (Mt 5:48), logrando allí, a su vez y de una forma acaso inesperada, la unidad:

III. Pero claro, de acuerdo a lo relatado arriba en colores, esto es solo parte del discurso, pues la clave está en permanecer en Él y Él en nosotros. Así, esto da lugar a la ecuación,

1 + 1/x,

que expresa en el signo más—o en otra cruz misma—la necesidad de nuestra estrecha relación con Él, pues el pasaje nos explica categóricamente que no podemos hacer nada por nosotros mismos sino “injertados” en Él, en la vid verdadera.

IV. Pero aquí tampoco acaba el asunto, pues si permanecemos en Él cumpliendo sus mandatos, entonces Dios Padre regocijándose en nuestro fruto nos da lo que le pedimos, es decir, nos da poder—de amar, claro está—, y esa potencia, expresada por un exponente, es precisamente la misma cruz unitiva de Cristo (Flp 4:13), dando así lugar a la expresión vital,

(1 + 1/x)x.

V. Cuando la cruz x crece al infinito, esta ecuación—además de proporcionarnos la santidad en el segundo sumando, en virtud a la limpieza de la poda llevada a cabo por Dios—define el famoso número exponencial e ≈ 2.7182, que, por lo tanto, en el espíritu del relato, adquiere una connotación bondadosa. Como puede inferirse, dicho número irracional infinito, que no contiene un patrón repetitivo en su expansión decimal, rota hacia afuera en coordenadas polares—es decir sin egoísmo alguno como lo hace a su vez el número 9—, y, al viajar de una forma no natural de menos a más, refleja el amor y, por ende de una forma geométrica, al Espíritu Santo:

VI. Esta conexión, acaso fortuita aún cuando se lee de nuevo, resulta ser verdadera de una manera aún más formal, pues la función exponencial,

y solamente ésta, satisface la definición concreta del amor en el llamado de Cristo a que amemos a todos sin diferencia (Jn 13:34–35), es decir, satisfaciendo “la esencia del cálculo”, integrándonos con todos sin dejar nadie afuera, incluidos a nosotros mismos, claro. ¡Vaya sorpresa en la notación matemática que permite reconocer lo requerido para construir la ansiada unidad en el amor, pues solo la función exponencial positiva definida arriba—teniendo a 1 como derivada interna—al integrarla y diferenciarla da lugar a ella misma!

VII. Como se observa entonces, el poder verdadero solo puede lograrse en la santidad acompañada por el Espíritu Santo, y, en efecto, nunca por nosotros mismos, ni siquiera integrando 1/x, lo cual da lugar al logaritmo natural. Ésta es la función inversa a la exponencial, que como se explica en otra campanita aquí corresponde a la viga negativa e hipócrita (Mt 7:5) que no provee fruto alguno, sino conflictos, desigualdades y violencia, los cuales están ligados con el infierno de ramas secas quemadas al fuego.

VIII. Es bello observar en la sencilla y simbólica ecuación que resume el pasaje,

(1 + 1/x)x,

la presencia de tres cruces (dos x‘s y un más), y observar allí, de una forma particularmente profunda y simbólica a la vez, las tres ocasiones que Jesús le preguntó a Pedro si lo amaba, luego que él lo negara tres veces (Jn 21:15–17). Esto es bello en verdad, pues se puede notar que dicha expresión también aplica a todos nosotros—a mí sin duda, cual pecador intentando mejorar durante la Cuaresma—como resumen del orden prescrito por Jesús, con Él siendo la Vid y nosotros los fieles sarmientos podados por Dios Padre, el viñador, para regalarnos el Espíritu Santo: ¡una cruz por cada miembro de la Santísima Trinidad!

IX. Pero hay aún una sorpresa adicional que completa esta novena. La expresión simbólica también puede emplearse de una forma espléndida para reafirmar:

Por Cristo, 1/x, con Él, 1 + 1/x, y en Él, (1 + 1/x)x, a ti Dios Padre omnipotente, es decir cuando 𝑥 va a infinito, en la unidad del Espíritu Santo, la e en el límite que une en la integración sin diferenciación del amor de ex y, claro, de allí de una manera coherente: todo honor y toda gloria, por los siglos de los siglos, o sea el infinito, ∞, que concuerda, al rotar, con que la Nueva Alianza en Jesús sea la octava en la lista que Dios ha hecho con el hombre, AMEN.

Esta es la suntuosa Doxología Eucarística, repetida en todo el mundo para ratificar la real transformación del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Jesucristo, es decir la transustanciación vital, la cual creemos por fe y cuyo misterio celebramos de rodillas mientras escuchamos los toques de atención de una ¡campanita de fe!, una que de una manera insospechada contiene dentro, y puntito a puntito, una belleza infinita …

… Tal y como se expresó al principio, esta campanita contiene dos canciones relacionadas con el célebre pasaje citado y con la interpretación matemático-geométrica acabada de repetir. La primera se llama “Intégrate” y se basa en el concepto del “cálculo del amor”, es decir, integración sin diferenciación, tal y como se explicó en el numeral VI arriba. Empleando un arreglo alegre del gran músico cubano Lázaro Alemán, esta composición invita al oyente a practicar el amor con todos y sin diferencia alguna, incluyendo en la ecuación a nuestros enemigos y también a nosotros mismos.

La otra canción, escrita en la placidez de un un vuelo transatlántico, es también un son cubano llamado “Tres cruces” que utiliza la totalidad de las conexiones vueltas a explicar aquí. Por esta razón, la composición se torna en una larga retahíla de fe que le dota el nombre a este escrito. Haciendo la salvedad que muchas veces incumplo con lo que la canción predica, ¡ay de mí!, pero confiado en que la temática sea útil en estos tiempos de Cuaresma, esta tonada a capela contiene diversos coros que van armando una invitación coherente al arrepentimiento y al amor: “Pide perdón mi amigo, ay limpia toda queja”, “Integra bien con todos sin dejar nadie afuera”, “Hay uno que es la vid dotó su sacrificio”, “Te llama al abandono, ay hallas su descanso”, “Para sanar la herida debes estar con Él”, “Y si tú te mantienes regala su poder”. La canción, que imagino será aún más larga una vez se agreguen breves solos de piano para dividir los coros, concluye alabando con humor y alegría al Dios Trino por los grandes regalos en los Sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía y reiterando la radiante Doxología resumida en dos x‘s y un más, o sea en tres cruces.

¡Que Dios nos siga guiando durante esta temporada de introspección y conversión!

INTÉGRATE

Oye bien…

Intégrale, eh eh eh
intégrate,
no diferencies
ay ama bien, muy bien. (2)

Ay practica este canto
para alejar el sufrir,
ay entiende su encanto
para llevar a reír.

Intégrale, eh eh eh
intégrate,
no diferencies
ay ama bien, muy bien. (2)

Ay acepta su mando
para soñar con valor,
ay ya seca ese llanto
para sanear el amor.

Intégrale, eh eh eh
intégrate,
no diferencies
ay ama bien, muy bien. (2)

Ay recuerda lo santo
para evitar el herir,
ay expulsa el quebranto
para llegar a unir.

Intégrale, eh eh eh
intégrate,
no diferencies
ay ama bien, muy bien. (2)

Shanti Setú…

Integra bien
no diferencies más.

Ay ama ya con consciencia
para sanar de verdad.

Integra bien
no diferencies más.

Pues con Dios ya santitos
se nota la caridad.

Integra bien
no diferencies más.

Ya toditos en Cristo
con su potencia ejemplar.

Integra bien
no diferencies más.

Pues en Espíritu puro
se aparta la soledad.

Puente de paz…

Integra bien
no diferencies más.

Con humildad por escudo
ay crece bella amistad.

Integra bien
no diferencies más.

Usando lo positivo, la cruz,
bien puedes ya calcular.

Integra bien
no diferencies más.

Ay en la Vid poderosa
y sin miedo ni azar.

Intégrale, eh eh eh
intégrate,
no diferencies
ay ama bien, muy bien.
(2)

(Marzo 2001/Octubre 2020/Febrero 2021)

La canción a capela se puede escuchar aquí…

TRES CRUCES

Shanti Setú, enseñando…

A partir de Juan 15…

Deseando de corazón
ay que no tengas un pero,
escribo esta reflexión
para que llegues al cero.

Existe gran curación
para todos gran consejo,
es la mejor inversión
mirarnos en el espejo:
en la veraz comunión
se halla todo lo bueno.

¡Es verdad!

Hay algoritmo real
para niños el sosiego,
y aquí te lo canto yo
el cálculo más añejo.

Existe oh relación
tres cruces para mi ego,
aquí te la explico ay Dios
para llegar al festejo:
sólo un camino al amor
es estrecho y es sereno.

Shanti Setú…

Pide perdón mi amigo
ay limpia toda queja.

Esto es necesario
la ley y su poema.

Pide perdón mi amigo
ay limpia toda queja.

Ay sana tu interior
resétea tu sistema.

Pide perdón mi amigo
ay limpia toda queja.

Hay una solución
espiral pa’ la cena.

Pide perdón mi amigo
ay limpia toda queja.

En santa dimensión
positivo el esquema.

Puente de paz…

Integra bien con todos
sin dejar nadie afuera.

Amando arrebatao
uniendo la bandera.

Integra bien con todos
sin dejar nadie afuera.

Esto resume todo
mandato que renueva.

Integra bien con todos
sin dejar nadie afuera.

Ay en la exponencial
es cierto tu teorema.

Integra bien con todos
sin dejar nadie afuera.

Y se requiere a Dios
solo no puedes gema.

Shanti Setú…

Hay uno que es la vid
dotó su sacrificio.

Él es número uno
el que resuelve el juicio.

Hay uno que es la vid
dotó su sacrificio.

El príncipe de paz
venció al maleficio.

Hay uno que es la vid
dotó su sacrificio.

Es santo y no pecó
salió del gran abismo.

Hay uno que es la vid
dotó su sacrificio.

Es manso y es por Él
que evitas el suplicio.

Puente de paz…

Te llama al abandono
ay hallas su descanso.

Si dejas todo el mal
mira te vuelves sabio.

Te llama al abandono
ay hallas su descanso.

Al escoger su cruz
lo negativo es agrio.

Te llama al abandono
ay hallas su descanso.

Te conviertes en rama
con savia de lo alto.

Te llama al abandono
ay hallas su descanso.

En uno sobre x
el límite da santo.

Shanti Setú…

Para sanar la herida
debes estar con Él.

Pues solo de tu parte
no tienes ay poder.

Para sanar la herida
debes estar con Él.

Es diálogo precioso
oh poda para ser.

Para sanar la herida
debes estar con Él.

Si cumples los mandatos
permaneces en Él.

Para sanar la herida
debes estar con Él.

En uno sobre x
más uno ay lo ves.

Puente de paz…

Y si tú te mantienes
regala su poder.

Pedirlo todo puedes
vences a lucifer.

Y si tú te mantienes
regala su poder.

La cruz es exponente
y viajas bien con Él.

Y si tú te mantienes
regala su poder.

Ay amas bien a todos
con el 9 del bien.

Y si tú te mantienes
regala su poder.

El Espíritu llena
saneando tu entender.

Shanti Setú…

Alabao, alabao, alabao
ay en tres +s está explicao,
alabao, alabao, alabao
si no lo entiendes estás salao.

Alabao, alabao, alabao
sin sacramento estas alejao,
alabao, alabao, alabao
vete y confiesa, no es complicao.

Alabao, alabao, alabao
el cura sana ay está encargao,
alabao, alabao, alabao
ay hazme caso busca su lao.

Otro Sacramento…

Alabao, alabao, alabao
todo lo bueno es regalao,
alabao, alabao, alabao
ay con el uno andas confiao.

Alabao, alabao, alabao
en pedacito está regalao,
alabao, alabao, alabao
si te lo comes estás salvao.

Alabao, alabao, alabao
la vida santa por todo lao,
alabao, alabao, alabao
con logaritmo estás taimao.

Puente de paz…

En tres cruces…

Aunque una es un más…

(1 + 1/x)x

Y si la cruz va al infinito…

Por Cristo, con Él y en Él, son tres…
alabao, alabao, alabao sea Dios,
a ti Dios Padre omnipotente, el infiniiiito…
alabao, alabao, alabao sea Dios,
en la unidad del Espíritu Santo eeeeeeee…
alabao, alabao, alabao sea Dios,
todo honor y toda gloria, el Dios triiiino…
alabao, alabao, alabo sea Dios,
por los siglos de los siglos, hasta siempre…
alabao, alabao, alabao sea Dios.

Amén.

(Marzo/Abril 2014/ Junio 2017/Febrero 2021)

La canción a capela se puede escuchar aquí…

Esta entrada fue publicada en Campanitas. Guarda el enlace permanente.