Crónica de un festejo bonito

En el mes de marzo llegué felizmente a mis 30 años de vida. No, no me estoy quitando las primaveras, es que estoy contando a partir de una inolvidable epifanía que cambió mi vida, una bella experiencia inspirada por descubrimientos científicos inesperados, cual relatada, por ejemplo, al gran escritor José Saramago.

Para celebrar mi “nacer de nuevo” dándole las debidas gracias a Dios, viajé a Colombia para compartir conferencias De la ciencia a Jesús y así dar testimonio de lo que Dios ha hecho en mi vida. Cuando con el paso de los días ya me parece que el viaje fue como un sueño, aquí relato lo sucedido, lo cual, como verán, fue muy bonito.

Como se puede observar (y, si se quiere, estudiar) aquí, en dos semanas compartí, a partir del material en mi clase seminario Caos, Complejidad y Cristiandad, un total de dos a la cuatro conferencias, o sea dieciséis. Este guarismo repetido, hallado ya en estas campanitas en el número de mis cartas al Papa Francisco y en el conteo de las puntas de un gran rosetón evocando dos de la chamuscada Catedral de Notre Dame, es, hoy por hoy, mi nuevo récord de charlas por la patria y representa desde ya una cifra para emular y acaso sobrepasar en otras ocasiones y latitudes.

Aunque la mayoría de los eventos sucedieron en universidades de Bogotá, hubo charlas también en dos Grupos de Oración en la capital, en un “retiro” en Guasca organizado por mi buen amigo Jorge Eliécer Rivera y en un Seminario en Zipaquirá promovido por el Señor Obispo Héctor Cubillos. Además de regresar a la Universidad Javeriana, a Uniminuto y a la Universidad de los Andes (mi alma mater), compartí también, y gracias a mi “promotor estrella” Juan Sebastián de Plaza, en otras cuatro universidades (¡dos a la dos!) en las que no había hablado: la Universidad Católica de Colombia, la Universidad de la Salle, la Universidad Santo Tomás y la Universidad Piloto de Colombia.

Puedo decir, con toda alegría, que todas las conferencias fueron muy bien recibidas. Tal y como ha sucedido ya por años, en la medida en que el mensaje de amor de Jesús a partir de la ciencia se va explicando y consolidando, aparece primero el asombro y luego un gozo vital en los asistentes. Ciertamente la inclusión de canciones siempre le agrega una dimensión diferente y especial a los encuentros y así ocurrió en este viaje. Hubo audiencias muy felices entonando “Oh virgen preferida” con ritmo del famoso “Pueblito viejo” (un himno muy especial en Colombia) y otras particularmente sonrientes al notar que cantaba mi “Nacer de nuevo” empleando una melodía inesperada.

Sabiendo muy bien que dos horas en estos tiempos modernos son algo así como “dos eternidades”, ¡dos a la uno!, a continuación incluyo el vídeo de la charla Oye, decídete a amar, usa la hipotenusa, la cual dicté, honrando al Padre Rafael García Herreros, en el Parque Científico de Innovación Social de Uniminuto invitado por mi amigo Juan Fernando Pacheco …

jaja

… Saludando de regreso a algunos que acaso han aprovechado “dos eternidades” para comprender que el amor viaja recto por la hipotenusa, puedo decir también que fue particularmente grato para mí el escuchar las palabras de reconocimiento y apoyo del Monseñor Héctor Cubillos al final de la conferencia Un canto nuevo, de la ciencia a Jesús en el Seminario Mayor San José de Zipaquirá. Él expresó públicamente que lo que se había escuchado, con canciones intercaladas con explicaciones, era en efecto muy útil para evangelizar de una manera novedosa y le pidió a Dios que me acompañara en mis quehaceres. Sus generosas palabras fueron en efecto tan bellas que le hicieron aguar los ojos a mi hermana Xiomara, mi “promotora esencial”. A continuación aparecemos ella, él y yo en la compañía de seminaristas claramente valientes.

Acordamos con el Señor Obispo que en otra ocasión compartiría todas las charlas de mi festejo de 30 años y acaso hasta las 18 horas de mi clase seminario. Al yo sugerir esta última posibilidad, él replicó que en ese caso podría quedarme a dormir en el Seminario para que fuera más fácil. ¡Ojalá así sea! ¡Que viva mi patria y que lo que logre hacer pueda contribuir a forjar la verdadera paz, tan requerida en el mundo! …

… Además de las siempre festivas charlas, cual una roseta de 16 puntas en la campana, sucedió que me entrevistaron en la radio en tres ocasiones, ¡como el número de colores arriba en la bandera de Colombia! En una ocasión fui convocado por la buena amiga de mi hermana Diana María Barrera a los estudios de la Iglesia Católica en Engativá (una zona de la extensa Bogotá) y dos veces fui invitado por mi nuevo amigo Felipe Santamaría a su programa “Construyendo Sociedad” en la emisora de la Universidad Piloto de Colombia.

En la primera entrevista, llevada a cabo por Diana María con la ayuda de Alicia Rodríguez y de mi hermana Xiomara, se grabaron cuatro programas que salieron al aire en diversas emisoras católicas de la capital y más allá. Allí compartí con cierto detalle mi testimonio de conversión a partir de la ciencia y conté cómo se acumuló el conocimiento hasta dar lugar a mis libros y también a mis canciones. A este respecto, fue una dicha el cantar conjuntamente con Xio la canción mariana “Oh virgen preferida” citada antes. El suceso suscitó gran alegría en Diana y Alicia y también en el amable y entusiasta director del estudio de grabación. Alabamos a Dios y la pasamos muy bien.

Las otras dos entrevistas en “la Piloto” fueron también muy bellas y esto fue así por la amabilidad de quienes las hicieron y por el formato inusual que tuvieron. Resulta que siguiendo la sugerencia del ya nombrado Juan Sebastián de Plaza, “mi promotor estrella”, el primer evento, realizado por él y el ingeniero Felipe Santamaría, utilizó como base cuatro canciones mías que había enviado previamente. Así, la conversación acerca de quién era yo, de Ingeniero Civil a profesor universitario y de científico a un hombre de fe, estuvo adornada por mis composiciones, las cuales dieron lugar a explicaciones sobre la marcha. Puedo decir con emoción que fue muy significativo para mí el que mi mejor canción, esa larga oda al Señor con su coro definiendo la igualdad de su cruz y su silueta, “X = Y“, haya salido al aire de primera, sin que yo lo hubiera pedido así. Fue realmente una hermosa sorpresa que me llenó de alegría aquel día y que refrenda que no será por azar cuando llegue otro día en que suene mi banda Shanti Setú. ¡Que así sea!

Al final de la primera entrevista quedó claro que había material para hacer otra y así a la semana volví a los estudios y la grabamos conjuntamente con Felipe. A continuación se encuentra la primera conversación la cual dura sólo “una eternidad”, es decir 1 hora o ¡2 a la 0!. La segunda, Dios mediante aparecerá en la siguiente campanita.

Como acaso ya lo pudieron oír y como seguro lo pueden comprender, tuve un festejo muy bonito por la patria. Y regresé a la bella Davis agradecido con lo que pude hacer y también deseoso de poder hacer más, ojalá mucho más.

Aprovechando la ocasión para enviar un abrazo a las madres en su día, incluida María, nuestra Madre cuando se avecina Fátima, esta campanita concluye con una canción que refleja lo que ha ocurrido cuando he logrado mantener el sueño de compartir el amor de Dios. ¡Han pasado ya más de veinte años (acaso sólo una nada de tiempo como diría Carlos Gardel) y la divina compañía, a pesar de mi pecado, ha permanecido conmigo! ¡Alabado sea Dios!

EN TI

Si voy en ti Señor, todo va bien…

Me voy y vuelvo
en paz y gozo,
fui y regreso
en tu reposo. (2)

Te sigo y encuentro
tu luz en detalles,
provees mi sustento
en todos los viajes.

Recuerdas lecciones
alargas el tiempo,
sanas corazones
y me das aliento.

Me voy y vuelvo
en paz y gozo,
fui y regreso
en tu reposo.

Estás tan presente
un lucero cierto,
habitas mi mente
agua en el desierto.

Regalas tus llamas
sonríes muy dentro,
apoyas campanas
que alejan el viento.

Me voy y vuelvo
en paz y gozo,
fui y regreso
en tu reposo.

Te veo y suspiro
me bajo más quedo,
te sueño y espero:
eres mi alimento.

Inspiras mi canto
nutres mi esperanza,
preparas buen salto
en lluvia de alabanza.

Me voy y vuelvo
en paz y gozo,
fui y regreso
en tu reposo. (2)

(Febrero 1999)

La canción a capela se puede escuchar aquí…

Esta entrada fue publicada en Campanitas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s