El origen de Shanti Setú

Al regreso de mi año sabático en 1998, cuando contaba con unas veinte canciones, empecé a pensar que podrían ser útiles para animar. Así, un buen día, dándole rienda suelta a mis instintos, me atreví a llamar al gran músico y trompetista puertorriqueño Luis “Perico” Ortiz, quien tuvo, en mi opinión, la mejor banda de salsa por años, ciertamente en los ochentas. La elegancia y originalidad de su música siempre me cautivó, tanto que sólo manejaba de Boston a Nueva York a bailar si él era parte de la cartelera, y decidí llamarlo además pues él ya proclamaba el dejar entrar el amor de Dios.

En medio de una conversación amable, me arriesgué a cantarle un par de rimas. Para mi alegría, a él le gustaron y me pidió que se las enviara. Después de un tiempo, recibí en respuesta un bello mensaje que me acompañó visible en un costado de una biblioteca en mi oficina por no sé cuántos años.  El recado, como otro espaldarazo, decía que esperaba algún día hacerle la música a las composiciones que consideraba sencillas y a la vez profundas, y todo con una significativa despedida que rezaba: “por el bienestar de nuestra música”

… Con el paso de los años la producción siguió en aumento y el sueño de hacer las campanitas se posó en mí de una forma definitiva, a punto que empecé a pensar en cómo debería llamarse la banda que las interpretaría.

Inspirado por el misterioso nombre del gran grupo cubano de jazz Irakere (bosque en lenguaje Yoruba),  empecé a buscar un apelativo que fuera interesante y que además suscitara el preguntar cuál era su significado.

Un buen día en el 2005, y luego de haber intentado “puente de amor” y “puente de paz” en diversos idiomas, el enigma lo resolvió mi amigo Ravi, un hombre respetuoso y sabio, quien celebraba el que acompañara mi comida hindú con agua y no con una bebida gaseosa. ¡La solución estaba en el lenguaje del Melquíades del gran Nobel de mi patria y los 100 años de soledad! Lo que buscaba venía prescrito también en el sánscrito implícito en la obra de Gabo y era Shanti Setú traduciendo un Puente de Paz.

Ciertamente, la frase fue amor a primera oída y el título buscado se posó para quedarse. Y el que setú (puente) sea una invitación a ser como eres tú y el que la sigla también se halle al rezar el Padre Nuestro (hágase tu voluntad) confirmaron, ahora también con la razón emocionada, que el nombre enigmático era el perfecto grito de batalla para la banda futura.

A continuación viene una campanita que le sirve de introducción al proyecto musical y que esboza, basado en varios Salmos, por ejemplo el número 96, la invitación esencial de cantarle al Señor un canto nuevo.

Los entendidos comprenderán que la alusión inicial a un día feliz se relaciona con una sentida canción del “culpable” de mis escritos, Silvio Rodríguez, y que el carnaval citado más adelante alude a una bella canción popular que invita a no llorar.

Un Canto Nuevo

¡Un día feliz va llegando!

Un canto nuevo: Shanti Setú,
gozo sincero en plena luz,
un canto nuevo: Shanti Setú,
la vida brota ay de la cruz.

Ay vive mira con toa verdad
es medicina para sanar,
ay cree oye, no temas ná
el hijo siempre regala paz.

Un canto nuevo: Shanti Setú,
gozo sincero en plena luz,
un canto nuevo: Shanti Setú,
la vida brota ay de la cruz.

Ay vive mira con caridad
es plan eterno para llegar,
ay cree oye, no dudes más
el hijo siempre regala paz.

Un canto nuevo: Shanti Setú,
gozo sincero en plena luz,
un canto nuevo: Shanti Setú,
la vida brota ay de la cruz.

Ay vive mira con fe real
es requisito para soñar,
ay cree oye, no mientas más
el hijo siempre regala paz.

Un canto nuevo: Shanti Setú,
gozo sincero en plena luz,
un canto nuevo: Shanti Setú,
la vida brota ay de la cruz.

Ay ven a cantar…

Y a bailar…

Para alabar…

Carnaval, carnaval real
Shanti Setú, para alabar,
carnaval, carnaval real
Puente de Paz, para alabar.

Ay únete a este canto
ay goza ya su ritmo,
entrégate y sé bueno
y halla su equilibrio.

Carnaval, carnaval real
Shanti Setú, para alabar,
carnaval, carnaval real
Puente de Paz, para alabar.

Ay repite tu coro
ay siente su estribillo,
atrévete a lo sano
y encontrarás alivio.

Carnaval, carnaval real
Shanti Setú, para alabar,
carnaval, carnaval real
Puente de Paz, para alabar.

Ay ven canta amigo
ay vive hoy sin miedo,
acércate a lo bello
y gozarás de lleno.

Carnaval, carnaval real
Shanti Setú, para alabar,
carnaval, carnaval real
Puente de Paz, para alabar.

No te equivoques…

Carnaval, mira de verdad:
el hijo siempre regala paz.

Ay únete ya, a ésta tu fiesta
el hijo siempre regala paz,
entra hoy, ay no te la pierdas
el hijo siempre regala paz,
ay ésta es, oye ésta es eterna
el hijo siempre regala paz,
paso a pasito, ay qué bonito
el hijo siempre regala paz.

Carnaval, mira de verdad:
el hijo siempre regala paz.

Ay alabao el hijo, te lo digo
el hijo siempre regala paz,
rectecito Él, ay todita verdad
el hijo siempre regala paz,
ay fiel amor, veraz ganador
el hijo siempre regala paz,
pidiendo perdón, ay por amor
el hijo siempre regala paz,
ay con enemigo, oye amigo
el hijo siempre regala paz.

Puente de paz…

Carnaval, mira de verdad:
el hijo siempre regala paz.

Carnaval, majestuoso y real
el hijo siempre regala paz,
un canto nuevo, Shanti Setú,
la vida brota ay de la cruz,
un canto nuevo, Puente de Paz,
el hijo siempre regala paz,
hay fiesta eterna en plena luz
la vida brota ay de la cruz.

¡Vaya, Puente de paz!

¿Y no era Shanti Setú?

(Febrero/Marzo 2006)

Un fragmento a capela se puede escuchar aquí…

Esta entrada fue publicada en Campanitas. Guarda el enlace permanente.