¡Es verdad: todo es regalao!

Rodeados por doquier por el virus con coronita, llegamos al día espléndido de los Reyes Magos en el nuevo año 2021. Hoy celebramos en el emblemático 6 de enero la mejor Epifanía posible, aquel encuentro primario de los visitantes de Oriente con el Mesías recién nacido (Mt 2:1—12).

La imagen del hallazgo del niño y sus padres es particularmente bella. Los “tres coronados”—expertos en la ciencia y en la fe—siguen con sabia destreza la estrella vital hacia el pesebre, en donde encuentran y adoran al Niño Dios, Rey de los judíos, dándole regalos de oro, incienso y mirra. Amalgamando el saber y la creencia sin contradicción alguna, allí, en ese sitio impensado e inefable, los Magos satisfacen fielmente el mandamiento vital de amar a Dios sobre todas las cosas.

Una vez los “reyes” contemplan el gran regalo de Dios a la humanidad, ellos, adentrándose un poco más en su alquimia, acogen los signos de sueños divinos y ciñéndose sus cintos (no sé si azules) vuelven a casa por otro camino, para así evadir el peligro mortal del engaño …

… En estos tiempos confinados siglos después, unos decididamente extraños y toscamente manchados por el pecado—por ejemplo y sólo en los últimas semanas, por la eutanasia aprobada en donde no debía ser y por el aborto legalizado en donde tampoco debía ser—, es pertinente rememorar la batalla entre el bien y el mal implícita en la visita de los Magos para, si fuere necesario, cambiar nuestro rumbo y aceptar la única vacuna veraz contra el maligno engañador.

“El mundo está como loco, está mira revolcao, como barco a la deriva, el ambiente está salao” dice una canción ya campanita, y sin duda es así. Pero allí, en medio de tanta impureza, se cierne la invitación real a que experimentemos nuestra propia Epifanía—nuestro encuentro personal con Dios—el cual se logra, como lo expresa mi trovador, “tocando fondo” y también alejándonos del mundo insensible a nuestro alrededor, agrego yo, para salir decididamente a visitar al Niño Jesús y recibir el regalo de ser llamados hijos de Dios (Ga 4:1—7) y así convertirnos en miembros del clan de María.

Él, Jesús o Emmanuel o el Cristo, es en verdad el gran regalo, uno completamente inmerecido para todos (Ef 2:8—9). Es Él quien provee nuestra sanidad vital en el perdón de nuestros pecados (si nos arrepentimos, claro) y quien, por su sacrificio en la cruz dibujando X = Y, se yergue como la puerta del cielo. Él es la raíz esencial (de dos para ser exactos), quien merece todo nuestro regalo pues es Él quien nos lo da todito, todito, todo, hasta su vida para pagar por ti y por mí como si fuésemos el único ser viviente en el universo …

… Habiendo experimentado una Epifanía inolvidable con mi Señor, una que trocó mi lamento en baile, esta campanita concluye con dos canciones que intentan animar al amor verdadero, al amor del Justo, al exclusivo amor de Dios que dota vida y regalos en abundancia.

La primera composición se llama “Es verdad” y es un cha, cha, chá inspirado por el famoso “Rico vacilón” de Rosendo Ruiz Quevedo. Ésta está basada en varios dichos célebres de Jesús como aquellos en el Sermón del Monte: “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá” (Mt 7:7) y también en otras exhortaciones suyas a la fe plena, cual en estas campanitas de fe que van llegando a su fin. Imagino que esta canción pueda sonar algún día como un himno de esperanza y perseverancia invitando a que el hombre moderno, particularmente incrédulo en estos días complejos, regrese a su esencia.

La segunda canción se titula “Es regalo too”, así “too”, pero significando todo. Ésta es otra tonada alegre que intenta expresar que lo hermoso que nos sucede es realmente un grandioso obsequio del Dios trino para con nosotros, una dádiva planeada desde siempre y sin azar alguno como manifestación perfecta de su gran amor. Sueño que el coro de esta canción “Es regalo too, es regalo tó” llegue a ser escuchado para animarnos a portarnos bien, para que no olvidemos la grandeza de Dios y el esplendor de sus regalos, para que al adentrarnos en bellos experimentos de fe por la raíz volvamos a creer en finales felices.

¡Feliz Solemnidad de la Epifanía del Señor! ¡En dos palo amigo, too lo regaló!

¡ES VERDAD!

¡Cha cha chá real!

Ay que rico para gozar…

Es verdad, la vida
es verdad,
si en fe no dudas
el cielo ayuda, verás.

Es así, la vida
es así,
si humilde pides
el cielo entrega, verás.

Es verdad, la vida
es verdad,
si tú bien tocas
el cielo abre, verás.

Es así, la vida
es así,
si justo buscas
el cielo encuentras, verás.

Es verdad, la vida
es verdad,
si fiel tú amas
el cielo añade, ¡verás!

Shanti Setú…

Ay que rico
para gozar,
aprende mira
que es verdad.

Es verdad, la vida
es verdad,
si en fe no dudas
el cielo ayuda, verás.

Ay que rico
para gozar,
aprende mira
que es verdad.

Es así, la vida
es así,
si humilde pides
el cielo entrega, verás.

Ay que rico
para gozar,
aprende mira
que es verdad.

Es verdad, la vida
es verdad,
si tú bien tocas
el cielo abre, verás.

Ay que rico
para gozar,
aprende mira
que es verdad.

Es así, la vida
es así,
si justo buscas
el cielo encuentras, verás.

Ay que rico
para gozar,
aprende mira
que es verdad.

Es verdad, la vida
es verdad,
si fiel tú amas
el cielo añade, verás.

Ay que rico
para gozar,
aprende mira
que es verdad.

Aprende mira
que es verdad…

Puente de paz…

(Septiembre 1999)

La canción a capela se puede escuchar aquí…

 

ES REGALO TOO

Es verdad, Él lo regala too…

Es regalo too
esa es la verdad,
ay es por el cielo
que llega la paz.

Es regalo too
es la realidad,
sólo un sacrificio
regala cual más.

Ay esto que digo
es pura verdad,
a veces me pierdo
creyendo en azar.

Ay mira repito
sin su claridad,
subiendo y bajando
no progreso na.

Es regalo too
esa es la verdad,
ay es por el cielo
que llega la paz.

Es regalo too
es la realidad,
sólo un sacrificio
regala cual más.

Ay mira lo admito
es sólo verdad,
olvido mi sueño
cayendo en afán.

Ay oye confieso
con sinceridad,
a ratos reniego
y no entiendo na.

Es regalo too
esa es la verdad,
ay es por el cielo
que llega la paz.

Es regalo too
es la realidad,
sólo un sacrificio
regala cual más.

Ay óyeme amigo
mi santa verdad,
es por una entrega
que puedo cantar.

Ay mira repito
es por caridad,
pues sin santa ayuda
no merezco naa.

Así que…

Es regalo too, es regalo tó
es regalo too, es regalo tó.

Es cosa del cielo
regalo de Dios.

Es regalo too, es regalo tó
es regalo too, es regalo tó.

Sólo por la gracia
abre bien la flor.

Es regalo too, es regalo tó
es regalo too, es regalo tó.

Se posa la clave
en el corazón.

Es regalo too, es regalo tó
es regalo too, es regalo tó.

En lo pleno mira
se enciende el ardor.

Es regalo too, es regalo tó
es regalo too, es regalo tó.

Es verdad te digo
Él por ti pagó.

Es regalo too, es regalo tó
es regalo too, es regalo tó.

En dos palo amigo
too lo regaló.

Es regalo too
too lo regaló.

Manos pa’rriba…

Es regalo too
too lo regaló.

Puente de paz…

Es regalo too
too lo regaló. (3)

¡Ay por Dios!

(Agosto 2003)

La canción a capela se puede escuchar aquí…

Esta entrada fue publicada en Campanitas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Es verdad: todo es regalao!

  1. Victor Peñaranda dijo:

    Sin duda alguna no hay mayor regalo que la vida misma, y aún más si esta se manifiesta en el amor de Dios, de su hijo y su santo espíritu. Gracias Prof. Carlos, por recordarnos todo lo valioso que hay en la vida y cuán infinita es la misericordia de Dios, pues hoy recordamos que presentó y entregó al mundo la fuente de vida y el camino a la verdad. Así que, ¡es regalo too!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.